El éxito en el entorno digital depende en gran medida de la capacidad de una empresa para medir y analizar de manera efectiva su rendimiento. Para lograr esto, es esencial contar con un plan de medición sólido y seguir un ciclo de mejora continua. En este artículo, exploraremos los fundamentos de un plan de medición y cómo puede contribuir al éxito la analítica digital en tu negocio.

El objetivo principal de un plan de medición es establecer una estrategia que permita recopilar y analizar datos relevantes para el negocio. Aunque puede parecer complicado en un principio, se compone de una serie de pasos lógicos que nos conducen a obtener datos de calidad y aprovecharlos para obtener información valiosa. La complejidad del plan de medición dependerá del proyecto digital y la organización en la que se implemente. Sin embargo, es crucial comprender cada una de las partes que lo componen para enfrentar el entorno de medición de manera efectiva.

Etapas del plan de medición

El plan de medición consta de varias etapas clave. En primer lugar, se deben identificar los objetivos de negocio y los indicadores clave de rendimiento (KPI) para los activos digitales. Estos objetivos y KPI deben estar alineados con los definidos a nivel superior en la estrategia de analítica general de la empresa. A continuación, se evalúa la infraestructura tecnológica necesaria para llevar a cabo la medición. La implementación estratégica de herramientas de analítica digital es otro paso fundamental, asegurándose de seleccionar las herramientas adecuadas en función de los objetivos de negocio.

Una vez seleccionadas las herramientas, es necesario realizar una implementación técnica para asegurar la disponibilidad de datos de calidad. Esto implica seguir buenas prácticas de etiquetado y configuración técnica para garantizar la precisión de los datos recopilados. Una vez que se tienen los datos, se procede al análisis, examinando los patrones, tendencias y comportamientos relevantes para el negocio. A partir de estos análisis, se generan insights y se entra en un ciclo de mejora continua, utilizando los resultados para tomar decisiones informadas y optimizar los activos digitales.

Es importante destacar que cada punto del plan de medición es crucial para lograr resultados exitosos. No se puede realizar un análisis de calidad sin contar con datos de calidad, y esto solo se logra a través de una implementación técnica adecuada y una infraestructura sólida. Además, es fundamental definir correctamente los objetivos de negocio desde el principio para impulsar el análisis estratégico en los módulos posteriores.

Hay que tener en cuenta que un plan de medición puede ser documentado punto por punto utilizado como una guía para las tareas a realizar. La agilidad y eficiencia son clave, por lo que no se trata tanto de tener un extenso documento, sino de asegurarse de haber dedicado tiempo y atención a cada uno de los pasos previos antes de avanzar al análisis y la mejora continua. Sin datos de calidad, obtenidos a través de la evaluación de la infraestructura tecnológica, la implementación estratégica y la implementación técnica, es difícil lograr un análisis efectivo.

En el contexto de una estrategia global de datos, especialmente en entornos corporativos de gran tamaño, el plan de medición debe ajustarse y subordinarse a la estrategia general de la compañía, incluyendo el gobierno de datos. Los objetivos de negocio y los KPI deben alinearse con los definidos a nivel superior en la estrategia de analítica. También se deben considerar los diccionarios de datos, las taxonomías de nombrado y otros procesos internos, y es crucial tener claro el equipo responsable (Data, BI, IT, etc.) que marcará las directrices globales de funcionamiento.

En resumen, un plan de medición sólido y bien ejecutado es fundamental para implementar una estrategia efectiva de analítica digital y lograr mejoras continuas en los activos digitales de una empresa.

Siguiendo los pasos clave de identificación de objetivos, evaluación de la infraestructura, implementación estratégica, implementación técnica, análisis de datos y generación de insights, se podrá obtener información valiosa para tomar decisiones  y optimizar el rendimiento digital. Al adaptar el plan de medición a la estrategia global de datos de la empresa, se garantiza una alineación efectiva y un enfoque coherente en toda la organización.